El peligro de ser autónomo/a: más de 2,5 millones sin protección por accidente de trabajo

La realidad es que más de dos millones y medio de autónomos (el 81% del total) no están protegidos ante un accidente de trabajo y enfermedad profesional. La base de cotización actualmente sólo incluye prestaciones y bajas por incapacidad temporal (accidente común y enfermedad no profesional). Cotizar por contingencias profesionales es voluntario a excepción de algunos casos, ¿sabes qué implica no cotizar por Contingencias Profesionales?

Histórico de cobertura de accidentes y enfermedades profesionales en autónomos de 2012 a 2017

  1. Percibir una prestación menor. Los autónomos y autónomas que cotizan por contingencias profesionales reciben una prestación mayor en caso de accidente o enfermedad laboral y empiezan a cobrarla antes. La cuantía de la prestación se obtiene aplicando los porcentajes siguientes a la base reguladora:
    • Cotizando sólo por contingencias comunes: el 60% desde el día cuarto al vigésimo de la baja y el 75% a partir del vigésimo primero.
    • Cotizando también contingencias profesionales: 75% de la base reguladora desde el día siguiente al de la baja.
  2. Tener más reticencia a dejar de trabajar cuando están enfermos. Un 47,1% de los autónomos declararon haber trabajado enfermos. Se puede comprender que muchos autónomos no quieran evitar perder ingresos, sobretodo cuando la actividad depende de ellos (el 65.8% de los autónomos no tiene asalariados -EPA 2T 2018-) cuando son necesarios para la supervivencia del negocio o para los ingresos familiares. 
  3. No guardar reposo cuando se tiene un problema de salud supone que sus enfermedades duran más. El 15,3% de los autónomos y las autónomas declara tener enfermedades o problemas de salud que le ha durado o va a durar más de 6 meses, mientras que los empleados sólo el 10,2%. Esto es debido sobre todo al agravamiento de enfermedades leves por las que el resto de trabajadores y trabajadoras irían al médico.
  4. Sufrir mayor estrés. El temor a una enfermedad que paralice la actividad y por tanto la falta de ingresos genera un estrés ya de por sí alto en el colectivo de trabajadores y trabajadoras por cuenta propia. Las consecuencias del estrés sobre la salud de autónomos y autónomas son algo muy a tener en cuenta: agrava algunas enfermedades y genera otras.
  5. Estar más condicionado antes las enfermedades profesionales. El 28,8% de los autónomos ha tenido que cambiar su lugar de trabajo o su actividad para poder adaptarse a un problema de salud. Aunque también ocurre en asalariados, sólo es en un 16%, sensiblemente menos.
    Comparación entre accidentes graves en autónmos y asalariados
  6. Mayor desprotección ante accidentes graves. En los últimos 5 años, los autónomos han tenido más del doble de accidentes graves de promedio que los trabajadores por cuenta ajena. Estos accidentes son a menudo incapacitantes y tienen un altísimo coste personal y social añadidos. Por eso hay algunas profesiones por cuenta propia en las que es obligatorio pagar las cotizaciones por contingencias profesionales (Más información al final del artículo)
  7. Pueden perder sus negocios. Hay enfermedades y accidentes que pueden dar al traste con un negocio y privar de ingresos vitales a una o varias familias si tiene otros trabajadores contratados. Otra cotización voluntaria, la de Incapacidad, muerte y supervivencia (IMS) tampoco suele pagarse y por tanto las posibilidades de cierre del negocio aumentan.

¿Cuánto cuesta cotizar por contingencias profesionales?

Actualmente, el coste de estar cubierto por accidentes o enfermedades laborales es variable y depende de la base por la que se cotice por un lado y un % en función del riesgo de siniestralidad.

Por ejemplo, para la base de cotización más baja (930€), se pagarían desde 3,72€ al mes para aquellas actividades catalogadas como más segura (el 0.4%) hasta 32€ al mes de las actividades más peligrosas como la minería o el trabajo en canteras (el 3,45%). Puedes consultar el porcentaje de cotización correspondiente a tu actividad para calcular fácilmente el precio de tu cuota.

Los motivos por los que no se elige pagar dicha cotización suelen ser el desconocimiento y la incapacidad de poder pagar por encima de la base mínima y las contingencias no obligatorias de los autónomos con menos ingresos.

Autónomos/as obligados a pagar las contingencias profesionales

Algunos colectivos de autónomos y autónomas tienen la obligación de cotizar por contingencias profesionales, son la excepción pero es importante conocerlas.

  • Trabajadores autónomos dependientes o TRADE. Trabajadores autónomos que facturan más del 75% a la misma empresa. Debe ser contratada con una mútua obligatoriamente.
  • Socios de Cooperativas de Trabajo Asociado dedicados a la venta ambulante que perciban ingresos directamente de los compradores.
  • Trabajadores autónomos que no sean socios de cooperativas de trabajo
    Asociado pero se dediquen a la venta ambulante (CNAE-09: 4781, 4782, 4789 ó 4799) en mercados tradicionales o mercadillos durante un máximo de tres días a la
    semana, con horario de venta inferior a ocho horas/día, que no dispongan de
    establecimiento fijo propio, ni produzcan los artículos o productos que vendan. Les corresponde la clave de Colectivo Especial 538.
  • Trabajadores autónomos que realicen actividades con alto riesgo de siniestralidad. Este supuesto previsto en la Disposición adicional tercera del Estatuto del Autónomo se incluye también en la Disposición Adicional 2ª del Real Decreto 1382/2008, pero aún no se ha desarrollado, por lo tanto aún no alcanza realmente a ninguna actividad.