Camarero, camarera ¡cuida tu salud!

Si eres camarero seguro que muy a menudo habrás llegado a casa después de una larga jornada laboral cansado y con dolores de pies, piernas, espalda o muñecas. En la mayoría de ocasiones estos dolores pueden ser evitables o, al menos, pueden reducirse con algunos consejos útiles. Las tareas de un camarero son muy variadas y difíciles, intentaremos paliar las que originan mayor número de problemas, malestares y fuertes dolores.

Este sector tan poblado por trabajadores/as autónomos/as está intensamente castigado por problemas musculares provocados por los largos periodos de pie, transporte frecuente de pesos y ritmos de trabajo muchas veces frenéticos. De este modo se pone al límite la resistencia de pies y piernas, además de otras partes de nuestro cuerpo tan elementales como la muñeca o la columna vertebral vulnerables siempre a sufrir daños por el transporte de bandejas, mesas, el transporte de barriles de cerveza u otros elementos tan frecuentes en la hostelería.

Los trastornos musculoesqueléticos son la primera causa de baja en trabajadores/as autónomos/as. La hostelería no es una excepción y es esencial prevenir.

El calzado perfecto para la salud en hostelería

  1. Material: estamos largos periodos de tiempo de pie y necesitamos materiales de calidad. Escoge siempre materiales resistentes, transpirables y fáciles de lavar.
  2. Suela: Escoge una suela mínima que no permita que la planta del pie sienta de cerca las imperfecciones del suelo, y que sea antideslizante, ligera y flexible.
  3. Diseño: Deben ser anatómicos para que se adapten a las particularidades de tu pie y, en la medida de lo posible, con pocas costuras para evitar posible roces o incomodidades.

Cómo coger una bandeja de manera segura

  1. Espacio: Asegúrate que dispones siempre con un espacio suficiente de paso para transportar cómodamente la bandeja y servir en todas las mesas. Así podremos evitar posturas incómodas y forzadas.
  2. Distribuye los pedidos en la bandeja: Distribuye los elementos a servir por la periferia de la bandeja distribuyendo el peso y equilibrandolo. En pedidos grandes preferiblemente coge la bandeja con ambas manos y a la altura del codo.
  3. Fortalece la muñeca: Haz ejercicios simples y continuos que pueden fortalecer tu muñeca. Escurrir una toalla en rotación, flexionar dedos, muñeca y codo o ejercicios de apoyo y agarre pueden ayudar a prevenir dolores de tendones o de nervios como el cubital y mediano.

Levantar pesos de manera segura para la espalda

  • Planifica el levantamiento: Observa cuales son las recomendaciones a seguir en el producto para transportarlo, pide ayuda a tus compañer@s si lo necesitas, tener prevista la ruta del transporte y, obviamente, utilizar el calzado y la vestimenta adecuada.
  • Adopta la postura adecuada: Asegura un buen apoyo de los pies manteniéndolos ligeramente separados, flexiona las rodillas y mantén en todo momento la espalda recta. Bajo ningún concepto debes girar el tronco o adoptar posturas forzadas durante el levantamiento.
  • Agarre firme y levantamiento suave: Sujeta con firmeza la carga con ambas manos y con la carga pegada al cuerpo. Preferiblemente un agarre en gancho, pero como puede depender de las circunstancias, hay que garantizar al menos que sea seguro. Evita hacerlo deprisa, rápido y brusco y pon en tensión los músculos del abdomen, inspirando profundamente para evitar daños en la espalda.
  • Asegura la visión: La carga no puede entorpecer la línea de visión de quien la transporta.

Desde Portal Cuídate esperamos que estas recomendaciones te puedan ser de ayuda en la labor de la hostelería. Una última recomendación: el tiempo que estés de pie quieto intenta modificar la postura estática con una ligera flexión de rodillas para evitar bloquear las rodillas con una extensión completa e inclina la cadera con una retroversión de la pelvis para activar la zona abdominal. De este modo protegeremos la zona lumbar y la columna, las zonas que más sufren durante la actividad cotidiana.